15/08/2022

SIGLO XIX | Los chulapos

Chulapos Madrid
Valora este post

Siglo XIX | Los chulapos

No queda nada para ir a la pradera de San Isidro, así que vamos a prepararnos.

A finales del Siglo XIX y principios del XX los vecinos de Madrid, dependiendo del barrio en el que se habían criado, empezaron a rivalizar entre ellos adoptando un determinado comportamiento social y una forma de vestir diferente.

Se les conocía por nombres distintos: los Manolos de Lavapiés, los chisperos del actual barrio de Chueca, los chulapos del antiguo barrio de Maravillas, actual Malasaña y los isidros, campesinos incautos que venían a las fiestas de San Isidro.

Tanto chulapos como Manolos eran también conocidos como chulos o majos por su guapura y desparpajo.

News Gourmet | TeachingGourmet | Madrid Antiguo | Madrid |
Organillero y chulapos delante de la Ermita de San Isidro.

Se puede decir que tenían una chulería innata y su propio lenguaje. Así, lo bueno es “chipén”, saber es “chanar”, la novia su “ja”, hombres y mujeres “chorvos y “chorvas” entre otros ejemplos.

La vestimenta de los chulapos se compone de gorra o parpusa, el pañuelo blanco al cuello o safo, chaqueta de pata de gallo que se denomina mañosa o chupa, el chaleco o Gabriel, camisa blanca o babosa, pantalones negros o alares y los zapatos negros de charol o calcos.

Algo que no puede faltar es su clavel en la solapa. Si es regalo de su chulapa el orgullo es infinito.

Las chulapas eran en su mayoría modistillas, floristas, cigarreras, lavanderas y otras trabajadoras de no muy alta condición social. Su atuendo muy vistoso, pero más sencillo.

Consta de un pañuelo blanco en la cabeza, 2 o 3 claveles en el pelo, el vestido chiné, la faltriquera, para llevar sus cosas, zapatos negros o rojos de tacón bajo o alpargatas y un maravilloso Mantón de Manila sobre los hombros.

Solo queda preparar el atuendo para San Isidro, tomar una limonada, bailar un chotis y degustar unas ricas rosquillas del santo.

¡A disfrutar!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

8 comentarios

Gonzalo 06/05/2022 at 17:50

Chulapo lo asocio a Lina Morgan, madrileña castiza de la cabeza a los pies. Dicen de los matrimonios que uno hace santo al otro, en este caso se hicieron santos los dos, puesto que San Isidro, si no me equivoco, estaba casado con Santa Maria de la Cabeza. Y San Isidro es el patrón de Madrid. Cada vez se celebra más. Me encanta tomar algo en las Vistillas, y pasear por la pradera a degustar sus rosquillas, las listas y las tontas. Gracias por el artículo.

Respuesta
Verónica Marina 07/05/2022 at 12:56

¡A disfrutar de la fiesta!

Respuesta
Gonzalo 06/05/2022 at 18:02

Así que con la parpusa en la cabeza, el safo atado al cuello, la chupa sobre el gabriel y debajo la babosa bien blanca. La guinda son los calcos de charol para moverlos al son de un chotis en un ladrillo, creo yo que voy a ir chipén. Digo!

Respuesta
Verónica Marina 07/05/2022 at 12:55

Pues vas a ser mi pareja de baile favorita, más chulo que un ocho. Allí nos veremos. Gracias Gonzalo.

Respuesta
Raúl 07/05/2022 at 10:17

El entorno de la fiesta es maravilloso y con una climatología ideal pasas un rato muy agradable. Es curioso, empecé a aficionarme a esta fiesta por cuadros de Goya que me llamaron mucho la atención.

Respuesta
Verónica Marina 07/05/2022 at 12:58

Gracias Raúl. Bienvenido al club de los seguidores de nuestras tradiciones.

Respuesta
Ana 08/05/2022 at 09:09

Yo conocí el ambiente castizo viendo La Verbena de la Paloma por la tele. Y luego, cuando llegué a Madrid, quise ir personalmente a la pradera el día de San Isidro. Me encanta ver a los niños disfrazados de chulapos y chulapas, y también he visto parejas mayores muy bien conjuntadas. Es una tradición madrileña muy bonita que no se debería perder.

Respuesta
Verónica Marina 08/05/2022 at 13:03

Son tradiciones que se deben mantener, es nuestra cultura. En Madrid cabe tradición y modernidad. Pasado y vanguardia. Gracias Ana.

Respuesta

Deja un comentario