«Domina el arte de hacer zumo de tomate casero: Receta básica y trucos para aromatizarlo a tu gusto»

Te contamos cómo hacer zumo de tomate casero con la misma textura y mejor sabor de los que se venden envasados, ¡es muy sencillo! Aquí tienes una receta básica y algunos trucos para personalizarlo y aromatizarlo a tu gusto.

Para hacer zumo de tomate casero necesitarás tomates maduros, azúcar y sal. La cantidad de ingredientes dependerá del zumo que quieras preparar, por lo que puedes ajustarla según tus preferencias.

Lo primero que debes hacer es lavar profundamente los tomates bajo agua corriente para eliminar cualquier suciedad. También puedes sumergirlos en agua con una cucharadita de vinagre durante unos minutos para desinfectarlos. Luego, enjuágalos nuevamente.

Después, escalda los tomates para facilitar el pelado. Hierve agua en una olla grande y llena un bol grande con agua y hielo. Haz un corte en forma de «X» en la base de cada tomate y sumérgelos en agua hirviendo durante 30-60 segundos. Luego, retíralos y colócalos inmediatamente en el bol con agua fría para detener la cocción. Esto hará que la piel se desprenda fácilmente.

Te recomedamos  "¡Deleita tus noches con estos rollitos de berenjena con jamón y queso: Receta rápida y saludable!"

Una vez pelados, corta los tomates en trozos y tritúralos en una licuadora o procesador de alimentos hasta obtener un puré suave y homogéneo. Este paso requiere paciencia, ya que el puré debe ser muy liso.

Después, pasa el puré de tomate a través de un colador fino para eliminar las semillas y cualquier pulpa gruesa. Esto te ayudará a obtener un zumo más suave y sin grumos.

Es el momento de sazonar el zumo según tu preferencia. Añade sal y azúcar de forma gradual, ajustando los sabores a tu gusto personal. La sal resaltará el sabor del tomate, mientras que el azúcar equilibrará la acidez.

Refrigera el zumo durante al menos una hora antes de servirlo para que los sabores se mezclen y se enfríe adecuadamente. Si lo prefieres, puedes añadir hielo para que el zumo de tomate sea más ligero de textura.

Ahora que tienes el zumo de tomate casero, puedes personalizarlo con diferentes aromatizantes y ingredientes opcionales. Algunas ideas son agregar hojas de albahaca fresca picada, pimienta negra recién molida, trozos de apio finamente picados, unas gotas de zumo de limón recién exprimido, salsa Tabasco o salsa picante, un trozo pequeño de pepino pelado y picado, un chorrito de aceite de oliva virgen extra o cilantro o perejil picado justo antes de servir.

Te recomedamos  "Descubre las Recetas Infantiles más Deliciosas y Fáciles para este Verano"

Recuerda que la calidad de los tomates es clave para obtener un zumo sabroso. Elige tomates maduros y de buena calidad, como los tomates tipo «pera», que son carnosos y tienen un sabor dulce e intenso. Ajusta la cantidad de sal y azúcar según tu preferencia para obtener el equilibrio de sabores que más te guste.

¡Disfruta de tu zumo de tomate casero bien frío y personalizado! Además, recuerda que puedes utilizar este zumo en la preparación de un estimulante Bloody Mary como aperitivo.

No te pierdas nuestras recetas más visitadas del mes, como la receta de Berenjenas rellenas de Carne y la receta de Mousse de limón fácil y rápida sin huevo.

¡Come bien y vive mejor con RECETAS LIGHT! Encuentra más vida y salud en ADELGAZAR.NET.

Deja un comentario