15/08/2022

18 | LA PEREGRINA & AS REGADAS 2015

Valora este post

LA PEREGRINA & AS REGADAS 2015

Qué libro me bebo | Armonía 18

Buenas tardes mis Queridos lectores:

Hoy les traigo una pareja emocionante. Esta novela en la que Isabel San Sebastián recupera a la protagonista de La visigoda y nos ofrece un viaje fascinante al origen de un camino que cambió la historia del mundo. Un relato que cautivará a los lectores de principio a fin.

Año 827. En su pequeña corte guerrera, Alfonso II el Casto, rey de Asturias y aliado de Carlomagno, recibe una extraordinaria noticia: en un bosque próximo a Iria Flavia, allá donde termina el mundo, han aparecido los restos del apóstol Santiago. ¿Es posible tal prodigio? El rey decide acudir al lugar, a fin de aclarar el misterio. En la comitiva marchan nobles enredados en intrigas, fieros soldados, cautivos sarracenos, monjes custodios de turbios secretos… un fiel reflejo de ese tiempo turbulento, cuyo epicentro es un monarca determinado a salvar su reino.  Y junto a él cabalga Alana, con la esperanza de encontrar a su hijo desaparecido y el desafío de narrar, sin saberlo, la primera peregrinación jacobea de la Historia.

Para acompañar a la protagonista en esta peregrinación he escogido As Regadas 2015. Un coupage de Mencía, brancellao y espadeiro de Condado do Tea. Un Rías Baixas. Elaborado por Destinos Cruzados para Óscar y Marcial. Un exclusivo vino del cual les presento la botella 69/4178.

Ninguno mejor para acompañar este camino

Regaliz, pimienta, piedra, notas terrosas.  Frutos rojos, frambuesas silvestres que crecen a lo largo de todo el camino de peregrinación.

Franqueza en ejecución, respeto a la tierra y a la elaboración.  Tradición y lealtad. Morriña encerrada en una botella.

Ese tipo de historias es las que la protagonista nos recuerda el motivo por el que inicia ese camino, el motivo por el que va al encuentro de un féretro.  Un acto de fe que va más allá de la adoración a unos huesos.

Sentimiento de lealtad, de amor a la tierra y a una estirpe.

《Me llamo Alana, por mis venas corre sangre astur y sangre goda. Sirvo a don Alfonso el Magno, rey de Asturias. Mis ojos cansados han visto horrores sin cuento, pero antes de cerrarse para siempre tal vez puedan contemplar el lugar donde reposa el apóstol Santiago》

Artículos relacionados

Deja un comentario