27/07/2021

82 | Nazarí & Vermut de Robles-VRMT

Que libro me bebo | nazari | vermut de robles vrmt

Nazarí & Vermut de Robles-VRMT

 Qué libro me bebo | Armonía 82

Buenos días, mis queridos lectores:

Hoy les traigo una de las armonías más esperadas de este 2021, Nazarí, del autor granadino Mario Villén Lucena.

Acerca del autor

Nacido en Pinos Puente, Granada en 1978. Es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada y actualmente trabaja como funcionario de la administración general del Estado en Málaga.

Ha escrito multitud de relatos cortos con los que ha obtenido más de diez premios literarios en distintos certámenes. Junto a los escritores Blas Malo y Carolina Molina, coordinó durante varios años las jornadas de Novela Histórica de Granada.

Como escritor, amén de participar en algunas colecciones de relatos, como Pequeñas historias de Dolor tan fiero, tiene publicadas dos novelas hasta la fecha: El escudo de Granada (2012) y 40 días de fuego (2015)

Sinopsis

Un reino de leyenda. El nacimiento de una Dinastía mítica.

Alarcos, 1195. La alegría es doble para Asquilula, naqib andalusí: ha alcanzado la victoria en batalla y ese mismo día sabe del nacimiento de su primer nieto: Muhammad bin al –Ahmar.

Corren tiempos convulsos en la península ibérica. Serán años de batallas y muertes, traiciones y compromisos, treguas y pactos salpicados con algaradas e incursiones a uno y otro lado de las fronteras.

Son tiempos duros que la vida pende de un hilo. Y será en esos años cuando Muhammad bin al–Ahmad, desde su Arjona natal, se convierta en un fiero cegrí que luchará incansable contra Castilla. Aclamado como sayí, encabezó la lucha de su pueblo por sobrevivir ante los constantes ataques de los reinos. Cristianos, llegó a ser nombrado emir y reunió bajó su mano los restos de al-Andalus tras las Navas de Tolosa.

Teniendo como enemigos a sus propios correligionarios y, al norte, al firme y decidido rey Fernando III el Santo, construyó no sólo un reino, sino una nueva dinastía, la nazarí. Y en su camino nunca estuvo solo…

Es ésta una novela de batallas, de conflictos políticos, de diplomacias y argucias, pero también de amores, amistad y esperanza. Una novela centrada en uno de los periodos más convulsos de nuestro pasado, la Reconquista, pero vista como nunca antes, desde la mirada andalusí. Una novela, en definitiva sobre un personaje de leyenda.

Reseña

Tras la victoria musulmana sobre las tropas castellanas en la batalla de Alarcos de 1195, nace Muhammad bin al-Ahmar, futuro fundador de la dinastía nazarí que gobernará al-Ándalus.

Tiempo atrás, el joven Muhammad deberá sobrevivir en una península ibérica dividida cultural y políticamente, donde los mahometanos y los cristianos se hacen la guerra los unos a los otros y entre sí.

Años de batallas y muertes, de algaras e incursiones en ambos lados de la frontera, de amor y pérdida, de alianzas y traiciones, de ascensos y declives.

Será durante esos tiempos convulsos cuando la figura de Ibn al-Ahmar surgirá, desde su Arjona natal, para encabezar la lucha de su pueblo contra los avances cristianos en el sur de la península. El retrato de la figura de un guerrero de leyenda durante la Reconquista, narrado desde el punto de vista musulmán.

Incertidumbre

Es un libro grande, y cuando lo terminé me quedé con una sensación extraña.

No me refiero a que su amplitud se deba a su extensión, ya que no se trata de una obra muy larga, sino a que al intervenir tantísimos personajes y ocurrir muchas cosas en un margen de aproximadamente cincuenta años, la lectura da para mucho.

Inicialmente consideré que las cien primeras páginas se podrían haber simplificado, pues no ocurría nada relevante y no me terminaba de enganchar, hasta que más adelante entendí que todas las tramas guardaban un pequeño enredo que se había gestado al comienzo.

Sabía que de algún modo los caminos de todos los personajes confluirían y que en algún momento la narrativa terminaría adquiriendo dinamismo. Pero no fue hasta que María/Maryam es forzada por su tío Ramón cuando consiguió engancharme de verdad, encontrando un conflicto.

El interés

A partir de ahí, para mí empezó el libro.

El entrenamiento previo de los hermanos Nasr y sus tíos con Asquilula entretenía, así como los tejemanejes de Berenguela en Castilla y la desdicha de Hadi, pero me faltaba algo que rompiese la cadencia, algo que me hiciera conectar con algún personaje. La violación siempre es un recurso muy útil para despertar en el lector el deseo de que el personaje escape o se vengue.

Seguidamente, las situaciones en Arjona y Castilla comenzaron a ponerse interesantes, por lo que la lectura ya me resultó más fluida.

Como valenciano, me ha gustado conocer la historia de al-Ándalus vista desde la percepción de los que se suponía que eran los malos. Es curioso cómo cambia el cuento en función del punto de vista. Ya lo dijo el gran Alec Guiness interpretando a Obi-Wan Kenobi en Star Wars: «Muchas de las verdades en las que creemos dependen de nuestro punto de vista», y eso es algo que he ido descubriendo con las últimas novelas históricas que he leído.

Viajar en el tiempo

Hablando de este género, creo que el éxito de una novela histórica es convertir el pasado en presente, lograr que los sentimientos de unos personajes que vivieron en otra época nos resulten actuales y podamos sentirlos como nuestros, algo que podríamos experimentar con total naturalidad en nuestras vidas.

Al final, el dolor es dolor; la tristeza es tristeza; la rabia es rabia.

No importa el tiempo que transcurra, porque la naturaleza de un sentimiento permanece inmutable. Muchos autores del género se equivocan tratando de imprimir una teatralidad exacerbada a un sentimiento, partiendo de la premisa de que era otra época y que por lo tanto se vivía de otra manera. Yo humildemente pregunto: ¿por qué? De ese modo lo único que consiguen es que los diálogos resulten artificiales y poco creíbles.

¿Qué diferencia había entre el dolor que podía sentir una persona en el siglo XIII por perder a un ser querido, que el que puede sufrir una persona del siglo XXI? Absolutamente ninguna. Todos pasamos por las mismas fases: negación, ira, tristeza y aceptación. ¿Por qué? Porque somos humanos, y eso es algo que no ha cambiado y que no entiende de barreras temporales ni de religiones o etnias; todos sufrimos por igual.

La humanidad del personaje

Ahí es precisamente donde reside la grandeza de esta novela, en la humanidad con la que Mario Villén ha reconstruido el magnético personaje de Muhammad bin al-Ahmar. El emir recorre un largo camino a lo largo del libro, perdiendo a familiares, amigos, esposas e incluso su propio hogar, pero siempre logra salir adelante. Me emocionó especialmente la pérdida de Farah, no por la muerte del personaje en sí, sino por la credibilidad del duelo que él atraviesa, siendo incapaz de volver a amar durante el resto de su vida.

He vivido la muerte muy de cerca, y sé lo que es perder a un ser querido, al igual que también comprendo el dolor de un rechazo. Sin embargo, no sé qué se siente cuando la vida te arrebata a la persona que amas, sin que esa persona dejara de quererte ni tú dejaras de quererla a ella, con lo complicado que resulta establecer esa conexión con alguien.

Sin duda, una parte de ti debe de morir también, al igual que le ocurre a Muhammad, cayendo en un vacío del que solo logra salir gracias al buen hacer de su amigo el Jilguero, pero sin lograr salvar su faceta de padre que con el paso de los años le pasaría factura con su hija Sams.

La estructura

Podríamos hablar de un racimo, pues la novela comienza con un gran capítulo que se desgrana en otros más pequeños y de corta duración, que actúan como saltos progresivos en el tiempo, mostrando la evolución de los personajes a medida que van creciendo y superando obstáculos en sus respectivos caminos, siendo estos el entrenamiento de los Nasr y Asquilula hasta hacerse adultos, el calvario de María, el ascenso de Ibn-Hud, las intrigas en Castilla y León, y las algaras entre los cegríes y calatravos de Martín Fernández de Burgos.

Posteriormente, la estructura vuelve a cambiar con la introducción de personajes nuevos que suplen a los que ya no están, pero siguiendo la misma tónica de alternar unos con otros.

Los personajes

Asquilula y Maryam me han gustado mucho, el primero por su gran ingenio, y la segunda por su fortaleza y haber conseguido hallar consuelo en el sexo sin amor para evadirse de todo lo que le fue arrebatado durante su juventud. Hubiera preferido, en consecuencia, otro desenlace para ambos.

El Neblí sufre el mismo destino que Yusuf, padre de Muhammad, y no sé si se debe a razones históricas o responde a una decisión del autor. En cualquier caso, las escenas de ambos fallecimientos son muy similares, y teniendo en cuenta la importancia de Asquilula en la novela, me habría gustado un final más épico, muriendo en alguna batalla o siendo asesinado en un ataque de celos por su hijo Abd-Allah.

Y en lo concerniente a Maryam, directamente no lo entendí; creo que se merecía más, como haberse quedado finalmente embarazada y haber alcanzado un ápice de dicha entre tanta tragedia.

En cuanto al resto de personajes, me ha sorprendida la figura de Berenguela, su ambición y fanatismo, al igual que la capacidad del rey Fernando III para manejarse en aquel nido de víboras que era Castilla y León, y el resentimiento de Martín Fernández de Burgos, que lo lleva a marcarse un duelo contra Ibn al-Ahmar.

Por la parte de los musulmanes, hay tantos que me sería imposible hablar de todos ellos, pero aparte de Asquilula, no entendí a Hadi hasta su última escena, donde todo cuadraba un poco más, y la presencia de Dunya me ha resultado inquietante, puesto que no tenía entendido que los musulmanes creyesen en la reencarnación.

Citas

Antes de finalizar, me gustaría compartir dos citas que me han gustado. La primera de Muhammad en una conversación con Dunya: «La vida es una larga noche en la que se suceden las pesadillas y los sueños dulces». Si nos paramos a pensarlo, por más que parezca una visión algo pesimista de la realidad, es completamente cierto.

Por otro lado, algo que Asquilula le dice a su nieto: «Lo flexible no se parte, Muhammad». ¿Por qué he señalado esta cita? Aunque resulte simple, no lo es. Lo que el anciano Neblí intenta transmitirle a su nieto es que solo aquellos que se adaptan a las circunstancias y son capaces de renunciar a una batalla, negociar con sus enemigos o sobreponerse a una pérdida lograrán alcanzar sus objetivos.

Y eso es algo que el propio emir logra entender hacia el final del libro, cuando reflexiona en una conversación con Maryam respecto a todo lo que ha aprendido gracias a los palos que le ha dado la vida, no dejándose llevar por impulsos y actuando con inteligencia o pragmatismo.

Para concluir, considero que es una buena y documentada novela que no dudo en recomendar a todos aquellos que estén interesados en conocer la otra cara de la moneda, lo que no se nos contó de pequeños, y familiarizarnos con los orígenes de la actual Andalucía, que no carece en absoluto de interés.

Reseña realizada por: @Pabli7u twitter

Armonización

Hoy me he atrevido a darles a conocer algo muy diferente. Un Vermut. La receta andalusí realizada por Paco Morales en bodegas Robles. Es un Vermut de Roble, macerado por el tiempo.

que libro me bebo | Nazarí | Vermut de Robles-VRMT

 

Paco Morales y Bodegas Robles, recuperan la tradición del Vermut macerado y las manos sabias del equipo de elaboración que disfruta investigando y creando nuevas sensaciones.

El vino Oloroso Bio ha envejecido durante 8 años en barricas de roble francés que le aportan un elegante aroma a vainilla. Un ligero toque de Pedro Ximénez Bio despliega un amplio abanico de aromas a jalea de membrillo y tonos a miel y a romero.

El VRMT de Robles se macera con botánicos Bio. Entre los aromas especiados vegetales destacan el clavo, romero, genciana y la canela. Por su parte el clavo y la canela, son los principales responsables del aroma cálido Andalusí característico de la receta.

La Bodega

Bodegas robles MontillaLa familia Robles se ha dedicado en Montilla a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega y comprende la necesidad de incorporar la viticultura ecológica y el trabajo con levaduras autóctonas a la tradición de la bodega.

A primera vista, los viñedos de Bodegas Robles tienen el aire de un jardín salvaje y romántico, invadido por una capa de trebolinas, amapolas, trébol y flores silvestres, el zumbido de las abejas y otros insectos. Sin embargo, no hay nada accidental en el viñedo: es el resultado de años de investigación en el que la bodega de vino en Córdoba mantiene un diálogo permanente con la Universidad y varios centros de investigación nacionales e internacionales.

En el viñedo manejan una cubierta vegetal que incluye especies silvestres autóctonas de raíz corta y fijadoras de nitrógeno, como las trebolinas, amapolas, leguminosas. Esta cubierta vegetal libera los nutrientes necesarios en el momento óptimo para garantizar un crecimiento saludable de la vid y gran calidad de aromas de la uva, atrae a los insectos beneficiosos que controlan las plagas, mejora la fertilidad del suelo y evita su erosión.

Trabajo en bodega

En la bodega de vino en Córdoba, el equipo de elaboración capitaneado por la enóloga Rocío Márquez y el capataz de bodega Vicente Martínez Robles, presta especial atención al uso de levaduras autóctonas y el tratamiento físico del vino. Así, la fermentación de sus vinos se realiza con las levaduras autóctonas que están presentes en la tierra del viñedo y llegan a la bodega adheridas a la piel de la uva.

Por eso el cuidado ecológico del viñedo es tan importante: las levaduras son las principales responsables de que el vino exprese lo que es, transformando los azúcares del mosto de la uva en alcohol. Cuando hablamos de vinos que logran expresar una identidad, las levaduras autóctonas son casi una obligación.

En otras palabras: elaboran vinos que consiguen expresar esa pureza, ese reflejo fiel del suelo y del carácter varietal de uva. Vinos que pertenecen a su tierra.

La contribución de Pilar Robles y Rocío Márquez a la bodega, fue reconocida en el año 2014, con el premio Diamante del Concurso Internacional Vino y Mujer (Salón del Gourmet, Madrid), un certamen que trata de poner en valor vinos elaborados por bodegas donde la mujer ocupa puestos de responsabilidad.

Bodegas Robles tomó una decisión arriesgada a finales de los años noventa: la elaboración de los primeros vinos generosos ecológicos certificados que se producían en el mundo. Y esta decisión llevó a una segunda decisión arriesgada: la internacionalización. En ese tiempo, el consumo de los vinos ecológicos estaba en el exterior y una empresa familiar, como Bodegas Robles, debía asumir el reto

Razonamiento de la armonización

La razón de escoger este Vermut es por el secreto de la receta que me llevó directamente al escenario propuesto por el autor en esta novela. El vino para Muhammad fue olvido, tortura y sanación a la vez. Como buen Andalusí, el vino estaba muy presente en su vida.

Por tanto, elegir este Vermut, también era una manera de rebelión, tal como comentaba conmigo el propio autor, ya que suponía un desafío a muchas cosas, incluidas creencias y por el respeto que se guarda a ellas en todas y cada una de las armonías, no quería unir un vino tradicional a un personaje del calado histórico y a la cultura a la que representa.

Sin embargo, sí quería darle ese toque de tradición y de recordar de dónde vienen muchas de las tradiciones y productos que consumimos hoy en día y más vinculados a las raíces andaluzas. Como es este caso.

Creo que no podría haber encontrado mejor vehículo para transportarles a la época y potenciar las sensaciones y emociones que les van a acompañar durante la lectura.

Les recomiendo que en la copa donde lo disfruten, coloquen un poco de cáscara de naranja y una ramita de canela. Descubrirán que van a adentrarse en aquellos maravillosos patios y palacios más deprisa de lo que imaginan y esperan.

Bienvenidos a degustar una armonía cargada de la esencia de Córdoba, Montilla Moriles y ese sabor a las callejuelas empedradas cargadas de ese aroma a especias y con la mirada puesta en tiempos del Califato, con un pie a punto de entrar en escenarios apasionantes y con una historia por descubrir, que no deja de ser otra cosa que nuestra propia historia.

Les invito a mirar aquellos tiempos de la Reconquiste desde la mirada del otro lado. ¿Me acompañan a conocer a Asquilula y Maryam?

Les recuerdo que nos leemos muy pronto. Feliz armonía, mis queridos vitivinilectores.

Book Trailer:

Música recomendada por el autor :

Siguenos en Spotify

spotify QLMB Qué libro me bebo

@mariovillen

Editorial edhasa (@edhasa_libros_con_historia)

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario