25/10/2021

La hostelería aumenta su facturación

La hostelería aumenta su facturación

Primera vez en un año que la facturación aumenta, un dato esperanzador

 

Según los indicadores de actividad del sector servicios, provisionales a marzo de 2021, la tasa anual se sitúa en el 18,4%.

Siete de los ocho sectores presentan tasas mensuales positivas. Entre ellos destacan los aumentos de Hostelería (25,5%) y Comercio al por mayor e intermediarios del comercio (8,3%). El único sector que desciende es Actividades administrativas y servicios auxiliares (−5,3%).

En un análisis más detallado se pueden observar las ramas de actividad que registran las tasas mensuales más altas y las que presentan los mayores descensos en el mes de marzo.

 

Ramas de actividad con las tasas mensuales más altas del índice de cifra de negocios.

Corregido de efectos estacionales y de calendario. Marzo 2021. Tasa mensual

Teaching Gourmet

Si analizamos los datos por comunidades autónomas:

Teaching Gourmet

Evolución de la ocupación:

Teaching Gourmet

Por fin tenemos unos datos optimistas, estamos hablando ya, de los primeros aumentos de facturación en el sector en un año.

Es necesario tener en cuenta que los datos tienen como referencia el mes de marzo del año pasado, cuando el cierre de la hostelería produjo una enorme caída. Si nos vamos dos años atrás, hacia el mismo del mes del año 2019, los datos son menores.

Nos queda mucho camino por recorrer, es importante ser optimistas y pensar que lo mejor siempre estar por llegar. El hecho de el sector esté remontando es signo de evolución positiva, que solo se mantendrá si se siguen haciendo bien las cosas, desde el respeto y la responsabilidad.

La restauración crece sí, pero el alojamiento no está dando el mismo tirón. El cliente aún no está preparado para viajar, o no tiene aún la seguridad para hacerlo, por lo que parece que, el turismo interior y de un día, es la opción que está dando rendimiento al sector.
Un momento de esperanza para el sector y un punto de inflexión en la atención al cliente, donde el trato, la profesionalidad y el buen hacer, van a marcar las diferencias.

La restauración debe innovar, por supuesto, pero en la línea de dar el mejor servicio al cliente y la fidelización de este. El cliente, en general y de manera mayoritaria, quiere disfrutar de una buena oferta de restauración, buen producto y mejor atención; es decir una oferta tradicional actualizada y una experiencia cargada de emociones.
En lo que afecta a la hotelería, creo que debe pivotar y dar nuevos servicios, ya que el target de cliente ha cambiado de manera sustancial. Sin lugar a duda, el turismo internacional descenderá, el teletrabajo ha venido para quedarse y la ralentización de la economía ha provocado una disminución en los desplazamientos de profesionales.

teaching gourmet

Por último, no podemos olvidarnos del empleo. El tirón del sector ha traído aparejado un incremento en la contratación, por ello, la restauración vuelve a ser la máquina que puede ayudar al desarrollo económico y social en estos momentos tan críticos.

Un momento que deben aprovechar las empresas para fidelizar al cliente interno, mediante la capacitación y la formación para que los empleos sean sostenibles y la estabilidad traiga un bienestar social que todos nos merecemos.

 

Fuente de los datos: Instituto Nacional de Estadística (nota de prensa 21-5-2021)

Artículos relacionados

Deja un comentario